Visitar Fez, la ciudad con la Medina más grande del mundo

Si habéis decidido visitar Fez tenéis que saber que posiblemente sea la ciudad más caótica de todo Marruecos. Fez está situada entre Tetuán y Meknés y es una de las denominadas ciudades imperiales del país. En esta ciudad encontraremos la Medina más grande del mundo, patrimonio de la humanidad según la UNESCO y también con la zona peatonal más grande, por lo que es una ciudad que merece ser visitada sin lugar a dudas.

Nuestra llegada a Fez fue un poco curiosa puesto que en una rotonda a las afueras, un señor en moto nos tocó la ventanilla y nos preguntó adónde íbamos y empezó a guiarnos, sin opción a elegir, para llegar al hotel que habíamos reservado, un hotel en la Medina de Fez llamado Riad Kettani. La verdad es que el tráfico era horrible y probablemente nos habríamos perdido antes de llegar a la ciudad.

Tras una rocambolesca historia llegamos guiados hasta lo que se supone era el parking más cercano al hotel. Nuestra primera impresión fue que estábamos en una zona de guerra. Estaba anocheciendo y la zona daba la impresión de estar en el peor sitio de toda Fez. La zona estaba llena de escombros, suciedad, pelos de animales, casas a medio hacer e incluso había un autobús calcinado. Empezamos a temer por nuestra seguridad.

La verdad es que Fez tiene fama de ser la ciudad más peligrosa de toda Marruecos, aunque como en todos lados hay que usar el sentido común y tener cuidado de por dónde se va.
Habíamos leído que no es aconsejable salir por las calles cuando anochece y damos fe de que es preferible quedarse en los Riad (Hoteles). La ciudad no tiene nada que ver con otras ciudades que hemos visitado en Marruecos.

A pesar de todo, un guía amigo del motorista nos guió a pie hasta el hotel. Dejamos el coche de alquiler en ese parking y dejamos las maletas a dos chicos que en un carro las subieron por la Medina junto a nosotros hasta llegar, sanos y salvo al Riad, no sin antes discutir con los portamaletas porque exigían más dinero. No teníamos suelto encima pero igualmente hay que tener cuidado porque siempre te van a intentar sacar más.

Si estáis buscando hoteles en Fez, el Riad Kettani es un hotel precioso, con un patio interno fabuloso. Está regentado por una mujer francesa y el lugar está medido al detalle. La verdad es que la sensación una vez dentro, con sus grandes puertas es la de estar en un oasis dentro de la caótica ciudad. Cuando anochece uno siente que está en el único lugar seguro que pueda existir y fuera esté ocurriendo una especie de Guerra Mundial Z. Todo fruto de la imaginación, por supuesto 🙂

Guía de Marruecos

¿Te gustan las aventuras intrépidas con finales sorpresa? Pues decidir pasear sin guía por la Medina de Fez y creer que te puedes orientar será tu mayor aventura (y posiblemente la última). La Medina de Fez guarda bajo sus altas murallas del siglo VIII más de medio millón de habitantes repartidos en sus 300 barrios conectados por 9.000 callejones, que te parecerán prácticamente iguales. Nosotros nos perdimos unas cuantas veces para ir desde el parking al Riad, una distancia de menos de 5 minutos a pie pero que puede resultar angustiosa cuando uno se da cuenta de que ha pasado dos veces por el mismo sitio y está dando una especie de círculo entre callejones. ¡Y teníamos un mapa!

Lo mejor es ir con un guía. Se recomienda no hacer caso de los falsos guías que intentan venderte un tour por la Medina porque al final puede convertirse en unas visitas eternas a los puestos, tiendas y restaurantes de sus amigos. Lo recomendable es ya contratar un guía oficial desde el hotel o incluso antes de la llegada a través del email. Antes de la guía siempre podéis advertir de que no queréis comprar nada y un poco dejar vuestros intereses en el tour. Seguramente en el Riad donde os hospedáis dispongan de alguien con tu idioma y ellos te podrán organizar un recorrido por los sitios más emblemáticos de esta gran ciudad. Nosotros pagamos 160 dírhams por una guía que nos enseñó todos los increíbles lugares que esconde la gran Medina de Fez.

Comida marroquí, tayín

La Medina tiene varias madrazas o medersas, escuelas de religión en torno al Corán que gozan de un valor arquitectónico único. La Medersa Attarine o Al-Attarine Madrasa fue una de las escuelas coránicas más importantes de Marruecos situada en Fez. Esta madrasa de Fez se puede visitar sin problemas en grupos reducidos. Tiene un patio en su interior con una fuente de mármol en el centro y está conformado de ornamentación de madera de cedro, estuco y mosaicos con frases del Corán. Un lugar hecho para el estudio y la oración que no te dejará indiferente.

Fez, Medersa

La Universidad de Qarawiyyin o Al-Karaouine es la universidad más antigua del mundo y la encontrarás aquí, en Fez. Muchas veces la encontraréis bajo el nombre de Mezquita Al Karaouine puesto que también alberga una mezquita, no obstante, no se permite tampoco la entrada a los que no sean musulmanes, por lo que su belleza solo podrá ser contemplada desde fuera.

Si hacemos una visita a Fez y no visitamos la curtiduría Chouwara, entonces es que no habéis visto Fez. No hay nada más obligatorio que subir a un mirador de las tiendas de la curtiduría y con una rama de menta en la nariz (el olor es nauseabundo), disfrutar del conjunto de colores y tradición que se respira en el ambiente (entre otras cosas que se respiran). La imagen es asombrosa y la verdad es que es sorprendente como en pleno siglo XXI podamos seguir disfrutando de imágenes como éstas.

En Fez os encontraréis muchas veces paseando por calles comerciales de la Medina llenas de puestos y tiendas de todo tipo. Posiblemente os lleven a la calle comercial Talaa Sghira, la denominada hermana de la calle Talaa Tabira o posiblemente paséis varias veces por estas calles si os perdéis tantas veces como lo hicimos nosotros 😀

Pasando por el conocido arco de Bab Bou Jaloud que da entrada a la Medina, nos encontraremos con distintos puestos de mercado, restaurantes y tiendas. Justo en esta zona compramos una especie de tortita marroquí llamada M’semen por menos de 1 dirham que, a pesar de estar bañado en aceite, estaba bastante bueno. Como se nos había abierto el apetito decidimos sentarnos en un restaurante cercano, que no llama mucho la atención y no esperábamos mucho pero al final resultó tener una cocina bastante buena. Recomendada la tortilla bereber. ¡Buenísima!

En la Plaza Seffarine podremos escuchar los golpes de metal de los artesanos del lugar trabajando en medio del gentío. Seguramente paséis por esta plaza al igual que por la Plaza Nejjarine, puesto que las dos suelen estar en todas las guías.

El Mausoleo de Mulay Idrís es otro lugar emblemático de Fez pero aquí tampoco podremos entrar si no pertenecemos a la comunidad musulmana y, por lo tanto, solo nos podremos contentar con una foto desde el exterior. El edificio está dedicado a quien fuera fundador de la ciudad de Fez. En la actualidad es un lugar de peregrinaje de muchos musulmanes.

Mausoleo de Mulay Idrís

La Plaza R’Cif es una plaza bastante extensa donde es común ver a niños jugando mientras la familia está sentada en unas gradas con vistas a toda la plaza. Un lugar óptimo para descansar tras largas horas de caminar y caminar entre callejuelas de la Medina mientras el sol va desapareciendo por entre las murallas de la Medina.

Un icono de esta ciudad aparte de la Medina también es su Palacio Real o Dar el-Makhzen. Para llegar al Palacio Real de Fez nosotros cogimos un taxi. El precio de los taxis es bastante económico pero tenéis que tener cuidado de que sea un taxi oficial rojo y que no os intenten introducir en un coche particular. Dar el-Makhzen tiene unas enormes puertas doradas con unos detalles arquitectónicos que hacen de este lugar un sitio de obligada visita. Por desgracia la entrada al Palacio no está permitida.

Conclusión: Fez es una ciudad caótica pero que tiene una belleza particular. Su tradición y sus callejuelas hacen que la visita a esta ciudad sea algo único en el mundo. Hay muchas zonas en construcción y restauración, por lo que posiblemente haya partes de la Medina que cambiarán mucho pero esperemos que la ciudad y su Medina siga disfrutando de ese ambiente tradicional que la diferencia de cualquier otra. 

Visitar Fez, la ciudad con la Medina más grande del mundo
5 (100%) 5 votes
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.