Tetuán: la ciudad blanca entre las montañas del Rif

Tetuán es una ciudad del norte de Marruecos que está a una hora y media de viaje en coche desde Tanger. (Si queréis más información sobre conducir por Marruecos en coche alquilado, podéis visitar nuestra guía y consejos utiles para viajar a Marruecos). La ciudad de Tetuán no es excesivamente grande y en una mañana se puede visitar sin problemas. Si vais con un guía os resultará mucho más fácil y siempre es mejor ir con alguien que conoce las laberínticas calles de la Medina de Tetuán que aventurarse uno sólo, dándole cientos de vueltas a un mapa de la ciudad y perder mucho tiempo intentando encontrar los sitios interesantes.

Nosotros fuimos sin guía pero al final un insistente señor empezó a guiarnos y, al final, hicimos la visita de la ciudad con él y ¡gracias! porque nos habríamos perdido muchas cosas si no fuera por él. Era una persona inteligente y amable del lugar que sabía muchas cosas de la ciudad.










Tenéis que tener cuidado también si un guía os lleva a visitar tiendas o restaurantes. Debéis ser precavidos y no caer en la típica guía-trampa para turistas de venta de productos como el aceite de Argán, especias, productos para la piel etc. o el restaurante típico marroquí en la terraza de no sé que sitio de la Medina que al final cuesta 3 veces más de lo habitual. Si queréis podéis dejarlo claro antes de comenzar la guía.

Empezamos visitando algunas de sus bonitas calles adyacentes a la Plaza de Hassan II donde está el Palacio Real de Tetuán, una plaza que ya no tiene mucho que visitar. Antes era una plaza majestuosa y orgullo de la ciudad que fue totalmente arrasada y en la actualidad se encuentra vallada para proteger el complejo del actual monarca Mohammed VI.



No obstante, se construyó una plaza muy parecida en otro lado de la ciudad que nos pareció muy bonita y con unas vistas de la Medina de Tetuán espectaculares pero que según dicen los lugareños, no tiene el mismo ambiente familiar y comunitario que tenía la anterior. La plaza ahora se llama Plaza de Feddan:




La medina de Tetuán


Adentrándonos en la Medina de Tetuán comenzamos a ver que está llena de mercados por todas las calles divididos por tipos de venta; utensilios de cocina, fruta, dulces (precio: 1 kg 40 dirhams aprox.), joyas, zapatos, artesanía de cuero y muchísimo más. Atravesamos sus zonas construidas en diferentes siglos, con sus diferentes arquitecturas, destacando las calles  blancas de estilo andalusí.
















Entrando en la Medina llegamos a un puesto de un señor muy amable que esculpía sobre lápidas con una caligrafía muy hermosa, el cuál nos enseñó fotos de cómo era la Plaza de España (actual Plaza de Hassan II) antes de que fuera totalmente cambiada.

La famosa imagen que uno verá en Internet del barrio de los curtidores de Tetuán no tiene nada que ver con la imagen que veréis en la visita a la curtiduría de pieles de la ciudad en la actualidad. En palabras de nuestro guía Moha: “Está asqueroso y dejado de lado, en parte porque el gobierno no invierte en ello y en parte porque la industria tradicional de los curtidos a mano esta siendo desplazada por los productos más baratos procedentes de China”. La verdad es que estaba todo asqueroso y el olor, como es normal en una curtiduría, era nauseabundo. Había escombros y basura por todos lados y el lugar parecía un sitio abandonado de una obra sin terminar. Una pena. Nada que ver con la Curtiduría Chouwara de Fez.





Junto a la curtiduría está el cementerio judío de Tetuán, bastante extenso y en el que estudiantes acuden anualmente para estudiar las historias de las personas allí enterradas, muchas de ellas, de origen sefardí que llegaron a Tetuán desde España tras la expulsión de los judíos de 1942.

Saliendo de la Medina se puede ver el claro influjo español en la ciudad pues Tetuán fue capital del protectorado español hasta 1956. Hay una zona de la ciudad cerca de la plaza de España que se conoce como “Ensanche español”.



Como apunte decir que cuando estuvimos en el mes de marzo en las calles de Tetuán no habían casi turistas y prácticamente éramos los únicos que visitaban la ciudad. Si vais a visitar Marruecos y queréis más información sobre otras ciudades, podéis leer otras entradas sobre Marruecos en Wander Lemon.

Tetuán: la ciudad blanca entre las montañas del Rif
5 (100%) 1 vote
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.