Qué hacer y no hacer en La Habana, la capital de Cuba

Sin lugar a dudas, Cuba es un excelente destino turístico. Visitar La Habana no es visitar una ciudad más; La Habana está compuesta por un número infinito de sensaciones únicas que la hacen tan especial y diferente a cualquier otra ciudad que hayas visitado. Si llegas aquí porque estás pensando visitar Cuba, te recomendamos echar un vistazo a nuestras experiencias en otras ciudades de Cuba.

¿QUÉ VER EN LA HABANA?

En los últimos años el gobierno cubano se ha lanzado a atraer el turismo y ha tratado de mejorar las infraestructuras de la isla en la medida de lo posible, mediante una gran inversión. Aunque todavía le queda mucho recorrido por hacer para conseguir asimilar una masiva llegada de turistas, la isla ya está notando el empuje del turismo provocando cambios que no siempre son positivos. A veces puede llegar a ser molesto sentirse turista, por muy turístico que sea el país. Parece un poco paradójico pero cuando se enfoca todo en el turismo a veces se pierde la magia y el turista que a veces desea simplemente pasar desapercibido y ser “uno más”, se ve abocado a situaciones que pueden resultar exasperantes (Ej. ¡Ven a este restaurante!, ¿de dónde eres?, ¿has visitado…?, vente y te enseño… y así hasta el infinito).

Pero vayamos ya con nuestras recomendaciones! Cabe decir antes de nada que la ciudad de La Habana es bastante amplia y las distancias no son cortas. De Habana Vieja a, por ejemplo, la Plaza de la Revolución hay una gran distancia. Para moverse por la ciudad se puede usar el taxi, aunque el precio no es especialmente económico. Aquí intentaremos hacer una lista pequeña de consejos sobre qué hacer en La Habana y también algunos apuntes sobre qué no hacer si estáis de visita unos días en la capital cubana:

1)    Ir a una casa particular en La Habana en vez de a un hotel

Empecemos por el alojamiento en La Habana: en nuestra entrada con consejos para dormir en La Habana en una casa particular os dejamos información sobre esta forma de vivir Cuba de una manera totalmente diferente. Si finalmente elegís esta opción, echaréis de menos los desayunos de frutas frescas y zumos típicos de estas casas cubanas 🙂

2)    Visitar El Malecón y disfrutar de los coches de época cubanos

Hay pocos lugares en la capital cubana más conocidos que el Malecón: lugar de encuentro de los habaneros y un símbolo de la ciudad. Se puede hacer un paseo desde El Morro a Vedado o incluso un poco antes, donde está la Embajada de Estados Unidos, pero las distancias no son pequeñas, así que os recomendamos que os llevéis agua. Aquí veréis pasar coches antiguos cubanos continuamente, algo que sin duda es algo único en el mundo.

3)    Visitar la Habana Vieja

Hablar de La Habana es hablar de Habana Vieja, un lugar histórico, lleno de color y ambiente que merece un obligado alto en el camino. Es el lugar más antiguo, más visitado y también más turístico de la ciudad. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982 y en esta parte de la ciudad os encontraréis con edificios emblemáticos como la Catedral de la Habana, el Capitolio, el Gran Teatro ‘Alicia Alonso’, el Museo de la Revolución, el edificio Bacardí (se puede subir hasta arriba por 1 CUC) o los lugares que hizo famoso el escritor estadounidense Hemingway como La Bodeguita del Medio o la Floridita.

4) Pasear por Calle Obispo

Situada en el corazón del a Habana Vieja, es la calle peatonal más transitada y turística de la capital cubana. La calle está llena de librerías, tiendecitas, museos, farmacias antiguas, cafés y restaurantes. Merece la pena caminar por el Boulevard habanero más largo de la ciudad y disfrutar de su ambiente más animado.

5) Comprar un libro en Plaza de Armas

¡Este lugar es increíble! Esta preciosa plaza habanera es conocida por sus puestos llenos de libros, pósters y bisutería en los que se pueden encontrar sobre todo obras relacionadas con la historia de Cuba y, por supuesto, con los artífices de la Revolución. Si os interesa Cuba o simplemente queréis añadir algún recuerdo de vuestro viaje por Cuba, aquí encontraréis a libros, numismática, posters, figuras etc. a muy buen precio (regateable!). Os recomendamos si queréis conocer mejor la Cuba del Che y de Fidel, que compréis algún diario del Che Guevara en Sudamérica y también, por ejemplo, la biografía de Fidel escrita por Ignacio Ramonet, que recorre toda la historia del revolucionario cubano, los retos de la isla y buena parte de la historia del país de una manera pormenorizada.

6) Tomar un mojito en la Bodeguita del Medio

Ya lo hemos dicho, pero lo repetimos. ¡Hay que tomarse un mojito en la Bodeguita del Medio! En realidad es un puesto muy turístico pero el mojito está bastante bueno (tiene que estarlo porque vale 5 CUC!). El espacio del bar es pequeño pero está decorado con momentos históricos de la isla relacionados con personajes ilustres como Salvador Allende o Ernest Hemingway. Si hay música en directo, sin duda encontrarás un espacio único en la ciudad. (Está situado a la izquierda de la Catedral).

7) Comer en el Paladar Doña Eutimia

Es uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad y uno de los más solicitados. Está ubicado en una callecita de la Plaza de la Catedral y es mejor reservar con tiempo o puede que os quedéis sin mesa o tengáis que esperar un buen rato. El restaurante es muy clásico por dentro y te transporta a otra época. La comida es de calidad y está bien probar la comida típica de La Habana. Es famosa la ropavieja y el mojito cubano de Doña Eutimia, ¡increíble! Los precios eso sí, son bastante parecidos a los que podéis encontrar en vuestros países de origen, es decir, caro.

8) No dejarse acompañar a los restaurantes / paladares

En La Habana es muy habitual que haya personas que os aborden y entablen conversación a priori de manera desinteresada. Aunque no ocurre en todos los casos, si que os recomendamos que no os dejéis engatusar. Suele pasar que muchos acaban derivando la conversación hacia el tema de comer en restaurantes y os intenten llevar a algún restaurante en particular de algún amigo o conocido. Al final esos restaurantes o paladares (como se conocen en cuba), añadirán un plus a la cuenta que es la comisión que se lleva esa persona que os ha convencido para ir.

9) Ir al Museo de la Revolución

Sin duda uno de los emblemas de la ciudad. En este majestuoso edificio, antiguamente el Palacio Presidencial, nos encontramos hoy con el Museo de la Revolución, uno de los más visitados tanto por turistas como por cubanos. Situado en la Habana Vieja, no muy lejos del principio del Malecón en la zona del Morro, podremos visitar este lugar lleno de material y documentos relativos a la revolución cubana y a la historia del edificio. El precio es de unos 8 CUC y no se hace para nada pesado.

10) Disfrutar de las decenas de murales con mensajes políticos de la Habana

La historia política que envuelve a la isla cubana hace de la capital de Cuba un enclave socialista en un mundo capitalista globalizado. La ciudad está llena de pintadas y murales ensalzando los valores de la revolución cubana y, por supuesto, la figura del Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Los cubanos dicen que La Habana ha cambiado mucho en los últimos años (prácticamente imperceptible para un turista primerizo) y, sobre todo, dicen que es muy diferente el modo de vida de los habaneros con respecto a los de la zona de Oriente. Cosas de las capitales, suponemos.

11)  Cenar una pizza cubana por menos de 1 euro

Estas pizzas las podéis comprar en Habana Centro, caminando entre sus calles oscuras encontraréis negocios donde los cubanos compran espaguetis y pizzas para cenar. El precio de la pizza es de medio CUC, al cambio menos de 1 euro. Las pizzas son de queso y de unos cuantos litros de aceite. No pudimos terminarla, pero os invitamos a que os aventuréis a probarla! Suelen estar en alguno de los bajos de estas calles del centro, como las de las fotos:

12) Visitar el Callejón de Hamel

Situado en el barrio de Habana Centro entre las calles Aramburu y Hospital, este proyecto cultural iniciado en los años 90 por el  pintor Salvador González Escalona es el epicentro de la cultura afrocubana.  Recomiendan visitarlo los domingos al mediodía, donde hay música en directo y el ambiente es mucho más animado. El sitio no está mal. Os advertimos de que en el lugar se encuentran muchas jineteros, personas que te explican y te dan charla mientras luego te piden 10 € para comprar un disco de su música o piden algo a cambio. Puede llegar a ser un poco agobiante.

13) Ir al Barrio Chino de la Habana 

En realidad os decimos esto simplemente para que comprobéis vosotros si hay algo de chino en el barrio. Nosotros vimos una pequeña calle y prácticamente ningún chino. Sabemos que los hay porque hemos visto seguramente los mismos reportajes que vosotros de Cuba, pero no nos pareció nada emblemático como pueda ser otros barrios chinos de otros países. ¡La puerta de entrada es china, eso sí!

14)   Hacerte una foto en la Plaza de la Revolución

No os podéis ir de Cuba sin haceros una foto en la icónica Plaza de la Revolución, una de las plazas más grandes del mundo con 72 mil m2. Aquí tambien está el monumento del revolucionario cubano José Martí, junto al edificio del Ministerio del Interior y la imagen por un lado del Che Guevara con su grito revolucionario: “Hasta la victoria siempre” y a su lado el mártir Camilo Cienfuegos. La plaza está bastante lejos de cualquier sitio de la ciudad, por lo que tendréis que coger algún tipo de transporte para llegar. Cerca está el cementerio de Cristobal Colón, pero quién dice cerca dice a media hora andando y no creemos que valga demasiado la pena.

15) Visitar la Universidad de La Habana

Otro de los emblemas de la ciudad. Fundada en 1728, es la institución educativa superior más antigua de la isla y una de las más antiguas de América. Es pública y en ella se dieron cita varios hechos relacionados con la Revolución. En ella estudió Fidel Castro y es entre sus aulas, donde el joven revolucionario se terminó de forjar ideológicamente. Merece la pena visitar sus aulas y conversar con alguno de sus alumnos si se da el caso.

16) Perderte por las calles de La Habana

La Habana ofrece mucho más, sin duda hay plazas y lugares que merecen la pena visitar, pero también es bonito descubrir la ciudad por uno mismo. Os recomendamos caminar, callejear y disfrutar de la Cuba auténtica, más alejada de los sitios abarrotados de turistas. Cuba es muy segura y en La Habana no hay problemas por caminar entre sus calles, incluso de noche, aunque las apariencias y la falta de iluminación puedan parecer todo lo contrario. 

Restaurante en La Habana

Si pensáis que nos faltan más puntos MUST, por favor no dudéis en dejarnos un comentario y así los añadimos 🙂

Qué hacer y no hacer en La Habana, la capital de Cuba
5 (100%) 6 votes
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.