Lisboa: qué ver en 3 días en la capital de Portugal

Seguramente, además de haber oído hablar del Sporting de Lisboa o del Benfica y saber que Cristiano Ronaldo es portugués, sabréis que Portugal ha sido una potencia naval y que su idioma, el portugués, es hablado por millones de personas en el mundo y es oficial en varios países como Brasil y Angola.

La capital de Portugal es Lisboa y como capital europea es una ciudad llena de historia y de sitios que visitar, por lo que, si tenemos poco tiempo de vacaciones y no vamos a pasar muchos días, lo mejor será organizar bien el viaje y tener claro qué ver en Lisboa en pocos días antes de partir.

  • ¿QUÉ VER EN LISBOA EN 3 DÍAS?

En este post os daremos, a raíz de nuestra experiencia en la ciudad, consejos e información de los lugares que podéis visitar así como horarios y precios de las actividades y los lugares más visitados y emblemáticos de la capital portuguesa. Para ver Lisboa en 3 días os damos posibles rutas que se pueden seguir por cercanía pero, claro está, lo mejor es que cada uno decida cómo quiere repartirse el tiempo del que se disponga. Si vais a hacer una ruta por Portugal os interesa comprar la guía de Lonely Planet para Lisboa.

TRANSPORTE EN LISBOA

¿Cómo llegar desde el Aeropuerto de Lisboa a la ciudad (centro)?

Lisboa Mapa - Metro
Lisboa Mapa – Metro

La forma más económica de llegar a Lisboa desde el Aeropuerto es la de coger el Metro. La tarjeta ‘VIVA VIAGEM’ la podréis comprar en la ventanilla de información de la entrada del Metro del Aeropuerto y os costará 0,50 € que podréis rellenar tantas veces como queráis puesto que es reutilizable aunque, eso sí, es de uso individual por lo que cada persona se deberá comprar una.



Booking.com

Un viaje sencillo desde el Aeropuerto a cualquier parada del Metro os costará 1,45 (la primera vez os costará 0,50 € más por la compra de la tarjeta Viva Viagem). Terreiro do Paço y Santa Apolonia son paradas de metro cercanas a Alfama.

Si tenéis dudas, los lisboetas, por lo general, se defienden en varios idiomas y están acostumbrados a que los turistas les pregunten, no obstante, cabe decir que no son especialmente alegres y, muchas veces, os veréis haciendo colas para casi todo.

BARRIO DE ALFAMA

Como no tenemos mucho tiempo, lo mejor es que una vez en la ciudad empecemos por visitar la ciudad por zonas. El alojamiento en Lisboa: muchos reservan hoteles en el centro de Lisboa pero últimamente en sitios como Booking ofrecen también apartamentos en Alfama bien situados en un entorno muy bonito y típico ya que Alfama es el barrio más antiguo de Lisboa. La tasa turística en Portugal es de 1 € por noche y hasta un máximo de 7 euros por persona (menores de 13 años quedan exentos de este pago).



Booking.com

Nota: El barrio de Alfama en realidad, es un claro ejemplo de gentrificación: los ciudadanos locales están siendo expulsados de su barrio por culpa del turismo masivo que soporta la ciudad, la liberalización del alquiler y las facilidades que se han dado para inversores en materia fiscal. Sin duda, Alfama es una víctima más de una falta de regulación total por parte de los estados en materia de vivienda y protección de los barrios tradicionales de las grandes ciudades. Inversores y grandes fortunas ven en los alquileres turísticos otra forma de incrementar su capital a costa de expulsar a los vecinos y destruir la esencia del barrio, sus relaciones sociales y sus negocios tradicionales. Cegados por los beneficios a corto plazo que aporta el turismo para algunos, no parecen darse cuenta del enorme daño que le hacen a la ciudad y a sus barrios tradicionales. Al final Alfama es un barrio lleno de turistas y casas turísticas, nada de lo que fue y significó hace unos pocos años, antes del boom turístico que sufre la ciudad.

LOS MIRADORES DE LISBOA

Muchos se alojan en el barrio antiguo de Alfama como hicimos nosotros: empezamos por pasear por sus calles y subir hasta el Miradouro de Santa Luzia con vistas privilegiadas a Alfama:

La ciudad está llena de subidas y bajadas por lo que preparad vuestros gemelos y piernas porque vais a ejercitarlas mucho, tal vez por ello, no sea óptimo visitar la ciudad de Lisboa con niños especialmente ya que se camina y mucho.

Si el tiempo en Lisboa os lo permite y la meteorología es bondadosa, es mejor que aprovechéis y disfrutéis de sus miradores que son numerosos y tienen unas vistas increíbles. A pesar de que el día que fuimos nos llovió, en nuestra opinión, el mejor mirador de Lisboa es el Miradouro da Nossa Senhora do Monte:

Hay otros miradores como el Miradouro Sophia de Mello Breyner Andresen, muy parecido al anterior. O el mirador más underground de todos, el Miradouro de Santa Catarina en el Barrio Alto:

SÉ DE LISBOA (LA CATEDRAL LISBOETA)

Si bajamos desde el mirador de Santa Luzia hacia la Catedral de Lisboa llamada Sé de Lisboa seguramente nos encontremos con el Tranvia 28 haciendo uno de sus tradicionales recorridos por las callejuelas de Alfama.

Nota: hasta 2019 el claustro de la catedral no se podrá visitar.

PLAÇA DO COMÉRCIO

Si seguimos bajando la calle llegaremos fácilmente a la Plaça do Comércio (Plaza del Comercio) o Terreiro do Paço, una de las plazas más emblemáticas de la ciudad. Aquí se encuentra el Arco Triunfal da Rua Augusta, que es la entrada a la Parte baja, el barrio central entre Alfama y el Barrio Alto, también conocido en portugués como Baixa. En frente de esta plaza hay una pequeña playa con vistas al Tajo y al majestoso Puente del 25 de abril.

Si queréis también podéis subir al Arco por 2,50 € / persona y tener una bonita vista de la calle Augusta y de la ciudad.

PLAZA DE FIGUEIRA & PLAZA DE ROSSIO

Si subimos por la calle Augusta llegaremos hasta la Plaza de Figueira y Plaza de Rossio, no sin antes hacer un pequeño desvío al famoso ascensor de Lisboa o Elevador de Santa Justa.

ELEVADOR DE SANTA JUSTA

El elevador de Santa Justa es famoso por ser una estructura construida hace más de 100 años de 45 metros de alto compuesta en su totalidad de hierro y que conecta la calle de Santa Justa con el Largo do Carmo, en el Barrio Alto. El precio del elevador es de 5,15 € que nos permitirá hacer dos viajes y tener acceso al mirador, aunque con otras tarjetas de la ciudad como la de ‘Viva Viagem’ que tendremos que tenerla cargada con anterioridad en alguna máquina con un viaje sencillo, nos resultará mucho más económico.

CONVENTO DO CARMO

Nosotros decidimos hacerlo a pie y no perder tiempo en las enormes colas que se crean, sobre todo si tenemos pocos días de visita. Si subimos al Barrio Alto hay diferentes lugares que visitar como la iglesia del Convento do Carmo: una iglesia de más de 700 años que quedó en ruinas por culpa del terremoto de 1755. El precio de entrada es de 4 euros (para estudiantes 3 euros / menores de 14 gratis).

BARRIO ALTO: PRAÇA LUIS DE CAMÔES

Una vez subido al Barrio Alto podemos perdernos por sus calles de tiendas y pasar por la concurrida Praça Luis de Camôes. Es en esta zona donde hay mucha actividad por la noche ya que los lisboetas suelen acercarse a beber en sus calles después de cenar.

ASCENSOR DA BICA

En esta zona está el Elevador da Bica, el funicular más famoso y más fotografiado de la ciudad, por lo que os podéis hacer una idea de lo difícil que es hacer una foto sin que salgan o se crucen varios turistas. El precio del fonicular es de 3,70 euros con un horario continuado de 7 a 21h. menos los domingos y festivos que empieza a las 9h. La verdad es que el precio es un poco abultado y el trayecto es muy, muy corto.

MIRADOR DE SANTA CATARINA

Si bajamos andando por la Rua da Bica de Duarte Belo a mano derecha encontraremos unas escalinatas que nos llevará al Mirador de Santa Catarina que hemos comentado antes con un ambiente joven y alternativo, donde probablemente haya música en directo, aunque también puede haber varias personas con perros, bebiendo alcohol y, sinceramente, no parezca la zona más segura de la ciudad.

CAIS DO SODRÉ: MERCADO DA RIBEIRA (TIME OUT MARKET OF LISBON)

Bajando la calle podremos llegar hasta Cais do Sodré, una zona muy concurrida por jóvenes durante la noche. Ahí está el Mercado da Ribeira o Time Out Market of Lisbon, un lugar lleno de puestos de diferentes tipos de comida donde poder comer a precios ligeramente superior a la media y que está siempre llenísimo de gente.

CACILHAS: LAS MEJORES VISTAS DE LISBOA

Ya por la tarde, con tiempo antes de que anochezca podemos coger el barco desde la estación de Cais do Sodré y por el mismo precio de un billete simple de metro con nuestra tarjeta ‘Viva Viagem’ que podremos recargar ahí mismo, podemos ir hasta la estación de Cacilhas en Almada, desde donde podremos obtener una vista panorámica fabulosa de Lisboa.

El viaje hasta Caciclhas desde Cais do Sodré dura alrededor de 15 minutos y nuestra recomendación es que bordeéis la costa hasta llegar a la zona de restaurantes Atira-te ao rio y Ponto final. Este lugar no es muy conocido y no suele ser muy frecuentado por turistas, así que no se lo digáis a mucha gente o se convierte en otro atardecer masificado. Desde este lugar el atardecer de Lisboa con el puente 25 de abril de fondo es básicamente increíble. Si queréis cenar en estos sitios también es una opción, aunque los precios son un poco superiores a la media. Ah! Dato: las caipirinhas están muy buenas en Lisboa.

Ah! Importante, si decidís cenar en alguno de los restaurantes del lugar, tened cuidado a la vuelta porque no hay luces y, sinceramente, volver a oscuras en una zona con apariencia de inseguridad total no es muy agradable.

En esta zona también podéis si queréis subir a Almada mediante el ascensor Boca do Vento desde donde podréis tener una visión mucho más alta de la ciudad de Lisboa. El pueblo no merece mucho la pena, todo sea dicho. El viaje de ida y vuelta es de 1 euro que se paga al ascensorista directamente.

TRANVÍA 28 DE LISBOA

Si queréis un día que os sintáis con fuerzas os podéis levantar prontito y acercaros hasta la plaza de Martim Moniz donde está el punto de salida del Tranvia 28 o ‘Eléctrico’. Es el mítico tren de Lisboa que lleva a los pasajeros por las zonas más bonitas de Alfama. El coste es de casi 3 euros: a nosotros nos costó 2,9 €. Lo podéis coger a cualquier hora desde las 7 de la mañana hasta bien entrada la tarde, no obstante, os recomendamos que lo cojáis a primera hora porque después se convierte en una lata de sardinas (literal!).

Puede resultar muy incómodo esperar mucho tiempo para subir al tranvía y que luego encima estés apretujado y no puedas disfrutar ni del trayecto. La verdad es que está masificado de turistas y aunque sea un must en Lisboa, nosotros preferimos no subir al 28 y dimos una vuelta por otro sitio con un tranvía menos concurrido.

MERCADO DE SANTA CLARA / FEIRA DA LADRA, EL MERCADILlO DE LISBOA

Si finalmente cogéis el Tranvía 28, el recorrido termina cerca del Panteón de Lisboa, donde en sus alrededores de Martes a Sábado hay un mercadillo de pulgas llamado Feira da Ladra, es decir, un mercadillo donde la gente vende de todo. Está muy bien para darse una vuelta y si hay algo que nos gusta, comprar un recuerdo.

CASTILLO DE SAN JORGE

Ya que estamos por la zona, podemos caminar un poco más hacia el oeste y tras callejear un poco visitar el Castillo de San Jorge que preside la ciudad de Lisboa. El precio de entrada es de 8,5 euros (5 € para estudiantes menores de 25 años y gratis para niños menores de 10 años) y, la verdad es que el castillo no ofrece mucho. Las vistas están muy bien desde su mirador pero tampoco es que sea una visita a un lugar espectacular. Si vais muy mal de tiempo y no queréis gastaros mucho dinero, casi mejor ahorrarse esta visita.

MONASTERIO DE LOS JERÓNIMOS & MONUMENTO A LOS DESCUBRIMIENTOS / TORRE DE BELÉM

Durante el día una opción muy válida es aprovechar a visitar la zona del Monasterio de los Jerónimos, una imponente construcción que refleja la riqueza que trajeron los descubrimientos portugueses y sus colonias. En esta zona al este del puente 25 de abril podremos llegar con Tranvia o Bus, pero nosotros decidimos coger un taxi desde la zona sur, cerca de la Plaza del Comercio para evitar callejuelas y llegar rápidos y directos por una carretera. El coste puede ser de unos 5-6 euros. En esta zona también está los famosos monumentos de la Torre de Belém a la que se puede entrar por un precio (abusivo) de 6 € y el Monumento a los Descubrimientos (Padrão dos Descobrimentos) al que también se puede subir por 5 €.

PASTELERÍA PASTÉIS DE BELÉM

Es recomendable que os toméis un descansito. Seguramente llevéis unas cuantas horas caminando y nuestra recomendación es que os acerquéis a la famosa Pastelería Pastéis de Belém y os toméis el icónico pastel de nata con un café. El precio del pastelito es de 1,10 € y el café primgado / cortado no llega al euro. Es posible que tengáis que hacer cola, aunque el sitio es tan grande que no suele durar mucho. Merece la pena porque los pastelitos están recién hechos (los hacen ahí mismo) y el café está buenísimo.

LX FACTORY Y EL STREET ART LISBOETA

No muy lejos de ahí, podéis aprovechar y caminar un rato hasta llegar a LX Factory, una calle moderna y alternativa de Lisboa que acoge restaurantes y negocios con un toque muy berlinés lleno de grafitis y murales originales. LX Factory se encuentra justo debajo del Puente 25 de abril y, aparte de sus laboratorios de ideas y centros de empresas, la verdad es que tiene lugares con bastante encanto como la Librería Ler Devagar, con infinidad de libros donde, por las tardes, jóvenes se reúnen para tomar un café y fumar, donde la luz tenue le da un ambiente muy bohemio.

También en LX Factory está el bar-restaurante Ria Maravilha con un Rooftop bar muy especial, con vistas al río Tajo y al Puente 25 de abril. La mujer con los brazos extendidos situada en su terraza se ha convertido en icono del lugar. Para subir a la terraza tendréis que entrar al portal situado justo antes del Sushi Factory y subir al último piso donde si subís por las escaleras os parecerá que estáis en un edificio que sirve de ambientación de película zombi. El lugar está abierto desde las 12:30 y los precios no son muy económicos.

Aparte de en LX Factory, en Lisboa nos encontraremos con mucho arte callejero lisboeta (street art): murales y pintadas muy originales que hablan del Fado, de la Revolución de los Claveles, etc. También cabe mencionar que las calles, terrazas y la arquitectura característica de Lisboa llaman mucho la atención.

Esto es todo lo que vimos en Lisboa. Por falta de tiempo no visitamos El Parque de las Naciones, el lugar donde tuvo lugar la Expo de 1998 y donde se encuentra la Estación de Oriente con un diseño vanguardista hecho por Santiago Calatrava.

Por otro lado si que fuimos a visitar Sintra para ver el Palacio do Pena y el Palacio de Regaleira y su curioso parque. Merece la pena la visita y no está muy lejos ya que se encuentra en el distrito de Lisboa. En nuestra visita a Sintra podéis informaros sobre los horarios y cómo llegar desde Lisboa a Sintra.

CONSEJOS ÚTILES PARA VIAJAR A LISBOA


  • ¿Escuchar Fado en directo en Lisboa?

Lisboa es famosa por su tradición musical de Fado. El Fado es muy bonito y la verdad es que escucharlo en directo es algo apasionante, no obstante, no os dejéis engañar por los restaurantes de Fados que inundan el histórico barrio de Alfama. Habrá algunos de calidad y la experiencia puede ser muy buena, pero hay otros en el que el coste de la cena + espectáculo de Fado es excesivo y ni la calidad de la comida, ni de la actuación es digna del precio que uno paga. Informaos antes muy bien antes de aventuraros a acudir a uno de estos locales. Si no conocíais el Fado os dejamos una canción interpretada por Carminho que nos gusta mucho:

  • ¿Es Lisboa una ciudad segura?

Lisboa no es una ciudad peligrosa, no obstante, se tiene que tener cuidado de por dónde se camina, sobre todo de noche, ya que como cualquier otra capital europea, hay gente de todo tipo y las intenciones no parecen del todo bondadosas. Muchas veces os encontraréis con gente que os ofrece a plena luz del día y en concurridas plazas diferentes tipos de droga que no dudarán en enseñarte. Hay que poner mucha atención a los carteristas, sobre todo si subimos al Tranvía 28.

  • ¿Qué y dónde comer en Lisboa?

Los precios en Lisboa de la mayoría de restaurantes se sitúan por debajo de los habituales en otras capitales europeas, no obstante, al ser una ciudad con mucha afluencia turística y ser una capital, los precios no son tampoco muy económicos. A la hora de comer en Lisboa los precios por comensal pueden ir entorno a los 20-25 euros, depende de si pedimos también un postre como Molotov de caramelo, Arroz doce, Bola de Berlim o Queijadas (típicas de Sintra) acompañado de algún licor portugués como la ginjinha y la amêndoa amarga (parecido al Amaretto italiano) que entonces se nos subirá un poco la cuenta. Para comer en Portugal no hay nada más típico que el bacalao, así que encontraremos numerosos lugares que lo ofrecen en sus cartas cocinado de distintos tipos como este hecho con mayonesa y puré de patata (bastante pesado).

El tipo de platos con bacalao en Portugal es variado. Para comer barato en Lisboa os recomendamos lugares como el Paladarium (con plato vegano delicioso) situado en Largo Chao do Loureiro / Rua da Madalena junto al supermercado Pingo Doce y, mucho más turístico y masificado, Príncipe do Calhariz.

ATENCIÓN ¡! Es muy típico que en los restaurantes os pongan queso, fiambres, pan, mantequilla, olivas, etc. incluso antes de pedir nada. Para muchos turistas puede parecer una especie de tapa de cortesía por parte del restaurante pero no es así. Si no queréis encontraros con un sobrecargo inesperado en vuestras cuentas tras comer o cenar en Lisboa, que acabe por encarecer la velada, lo mejor es que desde un principio le digáis al camarero que no queréis y que por favor se lo lleven.

Lisboa: qué ver en 3 días en la capital de Portugal
5 (100%) 10 votes
Tags from the story
,

1 Comment

  • Portugal es impresionante y Lisboa no se queda atrás. Me quedan aún varios rincones por descubrir pero gracias a post como este es más fácil conocer sitios clave. La gastronomía es increíble. Las natas y el bacalao a bras, un gusto para el estómago de cualquier persona sin duda. Desde que descubrí en Belém las natas sueño con ellas, y gracias al tour que hicimos con White Umbrella Tour pudimos seguir descubriendo la historia de esta ciudad.

    Me arrepiento de no haberla descubierto antes ya que geográficamente está cerca y es bastante económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.