Las mejores playas de Cuba

Las playas de Cuba: además de por su historia, su política, su cultura y, por supuesto, su música, Cuba es famosa por sus playas, bañadas al sur por el Mar del Caribe y al norte por el Océano Atlántico. El agua cristalina, la arena blanquecina y fina, así como toda la naturaleza que rodea estos lugares paradisiacos, hacen de Cuba un destino turístico para todos aquellos que quieran disfrutar de unas playas de fondo de pantalla. ¡Ah! Y el clima tropical está presente todo el año, lo que hace posible el baño en el mar en cualquier periodo del año. ¿Es Cuba el paraíso?

Aquí os dejamos con algunas de las mejores playas que no os podéis perder si estáis de viaje por Cuba:

1. Pinar del Río: Cayo Jutías

Si habéis decidido pasar algunos días en Viñales (os lo recomendamos), no podéis perderos Cayo Jutías, una playa preciosa con zonas muy vírgenes y poco frecuentada por el turismo de masas. Se trata de una isla de unos 4 km, situada más o menos a una hora y media del pueblo de Viñales.

¿Cómo llegar a Cayo Jutías?

Aunque es una isla, se pueda llegar al cayo en coche gracias a un pedraplén o una carretera que atraviesa el mar y conecta los cayos con la isla de Cuba.

Con la ayuda del propietario de la casa particular donde estuvimos en Viñales, decidimos coger un taxi colectivo pagando 15 CUC por cabeza, ida y vuelta. El trayecto de Viñales a Cayo Jutías es algo único, sobre todo, si tenéis la suerte de ir como nosotros en un coche de época Chevrolet de los años 50. ¡Una pasada! El taxista nos recogió sobre las 8:30 h de la mañana y la llegada fue sobre las 10:00 h. Luego la vuelta nos esperó en el bar de la playa jugando a cartas con otros taxistas y sobre las 16:00 h volvimos a Viñales.

Si por el contrario preferís alquilar un coche, el coste puede ser en torno a los 70 CUC. Tenéis que tener mucha atención a las calles, porque están verdaderamente en malas condiciones, llena de agujeros, zonas de piedras y largos recorridos por carreteras sin asfaltar.

¿Qué hacer en Cayo Jutías?

Conforme lleguéis a la playa vais a ver cómo el color del agua es cristalino y de un azul muy intenso, como si pareciera una piscina.

Nuestro consejo es que os alejéis de la zona del restaurante donde os dejan a la llegada y empecéis a caminar a la parte opuesta, a la izquierda, para adentraros completamente en la naturaleza de los Cayos, atravesando aguas cristalinas y paseando entre los manglares del lugar. Al final y tras una pequeña caminata, llegaréis una de las tantas zonas con arena que podréis elegir a placer y que gozan de una cierta intimidad por el espacio que ocupan y la naturaleza que envuelve cada trozo de playa. Una vez extendida la toalla, solo os queda relajaros y daros un relajante baño en las calientes aguas del Caribe cubano.



Consejo:
Caminar por el agua y procurar estar lejos de la vegetación y manglares, pues el sitio está lleno de insectos que os devorarán sin miramientos. Avisados quedáis.

Durante la hora de comer, si no queréis volver de nuevo hasta el restaurante que puede quedar un poco lejos y preferís quedaros en vuestro trocito de playa oculto y rodeados por la naturaleza, podéis pedir una langosta para que os la hagan y os la traigan donde estéis. A lo largo del cayo hay pescadores que os prepararán una exquisita langosta al grill. Cabe decir que todo este pedido no es legal del todo y que parece ser una forma de sacarse un dinerillo por parte de las personas del lugar. La langosta viene servida en un plato de plástico, con un poco de arroz blanco. Podéis también acompañarlo de un coco, por un 1 solo CUC más.


Después de un día de relax bajo los rayos del sol caribeño, ¿qué hay mejor que tomar un mojito cubano bien frío, una piña colada o un batido de fruta fresca? Volviendo al sitio donde se llega con el taxi, el bar os podrá preparar una variedad de bebidas refrescantes que pondrán la guinda a un día inolvidable.

2. Cayo Guillermo: Playa Pilar

Si mientras viajáis por Cuba os encontráis cerca de Morón y tenéis ganas de relajaros un poco después de tantas horas de caminar y caminar (y sudar), podéis plantearos visitar el Cayo Guillermo. En este cayo se encuentra la Playa Pilar, la que muchos consideran la playa más bella de Cuba, pero para ser sinceros, creemos que hay mejores y más bonitas. Nos la imaginábamos diferente, más virgen, más en armonía con la naturaleza.

A nuestra llegada, sin embargo, nos encontramos con una playa rodeada de hoteles en construcción en previsión de una posible llegada masiva de turistas (sobre todo de Estados Unidos con la esperanza de que pronto acabe el bloqueo que ahoga desde hace décadas a la isla). La verdad es que todos los hoteles y nuevas construcciones están destrozando la fauna y la flora de este lugar bellísimo que tiene Cuba y que, hasta hace bien poco, era considerado un lugar virgen. Aun así, podemos considerar la playa todavía como un lugar propio del paraíso caribeño, con sus aguas transparentes y sus playas blanquecinas. Si os decidís por hacer esta visita, los diferentes tonos de azul del mar os dejarán sin palabras.



¿Cómo llegar a Playa Pilar?

Justo en la punta de Cayo Guillermo se encuentra Playa Pilar. Llegar hasta ella no es nada fácil, por lo que lo mejor que se puede hacer es pasar la noche en Morón para que pronto por la mañana os dirijáis a la playa. A no ser que estéis viajando alrededor de Cuba con un coche alquilado, la única manera de llegar es en taxi. Si tenéis la suerte de encontrar a alguien que vaya el mismo día a Playa Pilar podéis coger un taxi colectivo pagando menos por persona, ya que el precio del viaje es fijo. Nosotros no tuvimos la suerte de encontrar a nadie, por lo que pagamos 60 CUC ida y vuelta. El trayecto dura una hora y media aproximadamente. Para llegar a Playa Pilar se tiene que atravesar una carretera pedraplén de unos 14 km construida sobre el mar para unir los cayos con la isla. El viaje es bastante curioso.

¿Qué hacer en Playa Pilar?

La playa no es muy grande por lo que en 10 minutos aproximadamente podéis recorrerla paseando hasta el final del cayo. Afortunadamente, a lo largo de la playa hay sombrillas de paja que junto a una hamaca al precio de 2 CUC cada una, os podéis relajar y protegeros del calor asfixiante. Junto a la playa hay un pequeño restaurante donde podéis pedir platos de pescado (bastante buenos). En la playa se pueden hacer pequeñas excursiones organizadas en barco que os llevarán a hacer buceo cerca del islote que se encuentra justo en frente de la playa. El coste negociable es inicialmente de unos 20 CUC.

3. Cayo Santa María: Playa Las Gaviotas

Si os encontráis en la ciudad de la revolución, Santa Clara, os aconsejamos absolutamente de pasar un día en Playa Las Gaviotas. ¿Tenéis presente el típico fondo de pantalla de playas de tu ordenador? Playa Las Gaviotas es una playa virgen en medio de la naturaleza, pues se encuentra en las áreas protegidas de la Reserva de la Biosfera Buenavista. Para poder llegar a la playa es necesario atravesar una especie de pequeña jungla a pie, pagando antes 4 CUC por cabeza a un guardia forestal en la entrada. El sitio es espectacular. Nosotros tuvimos la fortuna de encontrarnos prácticamente solos. La playa estaba ahí para nosotros solos: agua azul turquesa, cabañas de palma, arena blanca como la harina… Un verdadero espectáculo de la naturaleza delante de nuestros ojos.

Consejo: siendo una playa virgen no hay ni bares ni restaurantes, por lo que si no queréis morir de sed o hambre, os aconsejamos que os llevéis agua y algo de comer para poder resistir todo el día en el Cayo. Siendo una zona de fauna protegida y, por simple y llana conciencia medioambiental, se ruega que no se dejen desperdicios. ¡No ensuciéis este espectáculo de la naturaleza!

¿Cómo llegar a Playa las Gaviotas?

Desde Santa Clara podéis llegar a Playa Las Gaviotas en taxi. El precio es de unos 70 CUC ida y vuelta. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar a dos chicas inglesas que iban al cayo el mismo día que nosotros, por lo que pagamos 35 CUC por pareja. El viaje dura en torno a la hora y media, 2 horas. El taxista nos recogió a las 8:30 h de la mañana y volvimos sobre las 16:00 h. El propietario de la casa particular donde os alojéis seguramente podrá ayudaros en organizar esta excursión a los cayos, por lo que no dudéis en preguntar.

Consejo: volviendo hacia Santa Clara se aconseja hacer una pequeña parada y visitar la ciudad de Remedios que en poco menos de una hora se puede ver todo. La ciudad tiene la conocida iglesia de San Juan Bautista, la iglesia más antigua de Cuba.

¿Qué hacer en Playa las Gaviotas?

Siendo una playa virgen, todo lo que podéis hacer es relajaros, nadar en sus transparentes aguas propias del Caribe y echaros una siesta en una de las cabañas hechas de palma y madera que están situadas a lo largo de la orilla. La playa, la naturaleza, el sonido del mar… ¿qué puede ser más relajante?

Naturalmente hay muchísimas más playas en Cuba: seguramente encontraréis playas increíbles en Varadero y Cayo Largo, no obstante nos parece que es un sitio típico masificado de turistas y resorts. Cayo Largo, por ejemplo, tiene una de las mejores playas del mundo, pero para llegar al cayo es necesario coger una avioneta y, al ser un lugar único en el mundo, el lugar es habitado solo por turistas y solo se puede pernoctar en los hoteles exclusivos de la zona, por lo que la magia de dormir en una casa particular y comer con gente del lugar, desaparece.

En esta otra entrada escribimos sobre información y consejos útiles para vajar a Cuba. ¡Os  lo recomendamos antes de emprender el viaje!

Las mejores playas de Cuba
5 (100%) 4 votes
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.