Islas Canarias: qué ver y hacer en la isla de La Gomera

Llegamos desde el puerto de Los Cristianos en Tenerife hasta San Sebastián de La Gomera con el Ferry de Fred Olsen (68 euros / 2 personas). A la isla de La Gomera le dedicamos 2 días enteros de nuestro viaje y, por nuestra parte, fue suficiente para visitarla a fondo y disfrutar de sus paisajes. Si estáis dudando en si merece la pena esta isla, nosotros creemos que el Parque de Garajonay merece mucho la pena, pero aquí es como en todo viaje y tendréis que calcular a partir de la flexibilidad del tiempo de viaje. Nosotros sacrificamos la isla de La Palma y El Hierro, dos lugares que seguro también merecen mucho la pena según hemos visto en otros blogs de viajes.

¿Qué ver en La Gomera? Para no perderte nada de la isla lo primero es tener una buena organización y un buen itinerario de visita. Nosotros nos quedamos en un hotel de San Sebastián de La Gomera para la noche que llegamos y al día siguiente, pronto por la mañana, empezamos la ruta hacia el norte de la isla comenzando por donde habíamos llegado: San Sebastián de La Gomera. Aquí alquilamos el coche por dos días con la misma compañía de alquiler de coches en Canarias Cicar por 61,40 euros devolviéndolo en el mismo puerto de entrada de la ciudad.

SAN SEBASTIÁN DE LA GOMERA

La verdad es que la ciudad de San Sebastián de La Gomera es pequeñita y alberga unos 10.000 habitantes aprox., por lo que se visita en una hora fácilmente. Depende de si uno decide subir a la parte alta y disfrutar de sus vistas entre sus casas de colores. Nosotros nos dedicamos a ver la ciudad por la parte del puerto y su centro histórico y desechamos la opción de subir ya que las vistas desde arriba las disfrutaríamos más adelante, desde otros miradores de la isla de La Gomera.

La Torre del Conde es la fortaleza militar más antigua que se conserva de las Islas Canarias y data de 1450. En su interior hay una exposición de cartografía histórica que no pudimos visitar ya que se encontraba cerrada, pero seguramente sea fascinante adentrarte en esos mapas antiguos. Sin duda, un buen comienzo de este viaje por La Gomera.

En frente de la Torre del Conde os encontraréis con el paseo marítimo que da al puerto de llegada del Ferry en la ciudad. Junto al puerto la Playa de San Sebastián de La Gomera. Se trata de una playa sencilla que, en el caso de querer relajarse, la poco ajetreada ciudad y el buen tiempo que suele hacer en la isla da pie a que uno se decida a tirar la toalla sobre la arena.

Se dice que Cristobal Colón en su búsqueda de una ruta a Las Indias arribó a La Gomera tras partir en 1942 del puerto de Palos, en Huelva. En la ciudad de San Sebastián os encontraréis una estatua del conquistador y la conocida como Casa de Colón, una casa antigua que sirvió de casa al genovés, según cuenta la leyenda, claro. En sus calles podréis disfrutar de su arquitectura y de su sencillez, como la de la Iglesia de la Asunción.

HERMIGUA

Desde San Sebastián de La Gomera nos dirigimos al noroeste, hacia Hermigua. La ciudad de Hermigua es muy sencilla pero nos servirá de punto intermedio de la isla, ya que se sitúa cerca tanto de San Sebastián de La Gomera como del Parque del Garajonay y el Valle Gran Rey, al este de la isla.

En Hermigua estuvimos dos noches y más allá de sus plataneras, casa rurales y paisaje gomero, merece la pena llegar hasta el Pescante de Hermigua, una antigua estructura de principios del siglo pasado que servía para la exportación de la industria frutera. Hoy en desuso, es un lugar que bien podría hacer de escenario para una película de miedo, sobre todo cuando anochece. Cuidado porque el acceso está cerrado, aunque los mismos vecinos dan paseos hasta su estructura desde la ciudad.

MIRADORES DE LA GOMERA

La isla Gomera está llena de salientes, roques y montañas que dan pie a que naturalmente se hayan formado miradores increíbles. Desde estos miradores podremos disfrutar de las inmensas vistas del basto Océano Atlántico e incluso del pico del Teide, en la isla de Tenerife. Alrededor de la isla hay muchos miradores, como el Mirador de Manaderos que encontraréis a la salida de San Sebastían. Hay algunos creados artificialmente por artistas o como reclamo turístico y hostelero como el Mirador de Abrante, al que solo se puede acceder cruzando entre las mesas de un restaurante. Esto es algo que seguramente no sea muy cómodo para los comensales, pero bueno. Nosotros visitamos los que pudimos y descubrimos otros que nos parecía estar en otro planeta, como el Mirador desértico de Agulo.

  • MIRADOR DE ABRANTE 

  • MIRADOR DE LOS MANADEROS

  • MIRADOR DE AGULO

En este caso diremos que no es nada fácil llegar hasta este mirador situado en la Montaña El Cepo. Para llegar a este paisaje marciano tuvimos que medio escalar una pequeña loma, evitar cactus de todo tipo y cruzar por un camino que artificialmente habían hecho algunos senderistas. No es apto para todos los públicos. Os recomendamos aparcar cerca del Restaurante Las Rosas y caminar hasta la montaña a pie.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de @sara_bonometti el

VALLEHERMOSO

No muy lejos de Hermigua nos encontraremos con Vallehermoso, un valle que cruzamos para llegar a Valle Gran Rey, al este de La Gomera. Reconoceréis Vallehermoso por su Roque Cano y porque es una de las pocas poblaciones de camino al este. Ojo por esta zona porque sus carreteras se llenan de bruma y resulta un poco peligroso por las curvas y la falta de visibilidad.

PARQUE NACIONAL DE GARAJONAY

El parque Garajonay es el quinto parque nacional de España que más visitas recibe tras: El Teide en Tenerife, Guadarrama, Picos de Europa y Timanfaya en Lanzarote. Su extensión ocupa más del 10 % de la isla y desde 1986 la Unesco incluyó el parque como parte del Patrimonio de la Humanidad. El Centro de Visitantes de Juego de Bolas está al norte de Hermigua, desde donde una guía podrá indicarnos las rutas de senderismo que queramos realizar y la duración de cada una de ellas. Os recomendamos venir aquí si podéis ya que hay mucha información al respecto del parque.

La humedad del parque se puede notar conforme vayamos recorriendo sus carreteras. En el camino os encontraréis varias veces con mares de nubes que prácticamente hacen difícil ver el camino. Además de la bruma, la carretera para llegar contiene varias curvas. Mejor no conducir de noche, por experiencia os lo recomendamos. Ah! Y acordaos de llevar un chubasquero con vosotros ya que hay zonas con microclimas. Es habitual topar con llovizna, como en la ruta del Raso de la Bruma. En este fantástico lugar nos pareció que estábamos en una película de Harry Potter. Merece mucho la pena hacer paradas en algunos lugares del parque, aunque no obligatoriamente se tenga que hacer senderismo. Es imposible hacer todas en un mismo día. Pero si que podemos adentrarnos un poco y disfrutar de la belleza singular de este parque natural y sus bosques milenarios de laurisilva.

El parque tiene varias rutas señaladas a lo largo del camino y nosotros hicimos varias paradas en alguna ruta no excesivamente larga. Si habéis ido al Centro de Visitantes seguramente os hayan dado un mapa y un papel informativo con las diferentes rutas. Aprovechad esa información para organizaros el tiempo y elegir bien las rutas de senderismo que vais a hacer durante el día para que no se os haga demasiado tarde o incluso tedioso. En nuestro caso nos adentramos en el parque con nuestras botas de montaña  y anduvimos durante aproximadamente 3-4 horas.

Si queréis comer comida típica gomera, podéis ir al Restaurante Casa Efigenia. Es un restaurante de precio medio bastante conocido que lleva años en activo. Se sirve siempre un riquísimo menú vegetariano compuesto de potaje de verduras, gofio y un almogrote casero. El restaurante está situado en el mismo Parque de Garajonay, en una casa llamada Las Hayas.

VALLE GRAN REY

La última tarde antes de volver a coger el Ferry hacia Las Palmas de Gran Canaria, nos decidimos a visitar el Valle Gran Rey. No teníamos prevista esta parada pero vimos que las distancias en la isla no son excesivamente largas y que se podía visitar perfectamente. De este lugar se dice que es el último reducto hippie de Europa. La verdad es que no vimos mucho más que alemanes y una zona ciertamente turística con supermercados, panaderías y restaurantes con carteles en alemán. Nuestro plan consistió en comprar dos cervezas canarias marca Dorada, una barra de pan y en un supermercado pedimos queso y tomate para meter dentro. Con nuestra cena nos fuimos hasta la Playa del Inglés a ver atardecer en tranquilidad. Un plan perfecto.


NAVEGA HASTA LA SIGUIENTE ISLA DE NUESTRO ITINERARIO:
VISITAR LA ISLA DE GRAN CANARIA

Tags from the story
,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.