Fuerteventura: que ver y hacer en la isla de las dunas blancas

Decimos adiós a Las Palmas en la isla de Gran Canaria y con el Ferry de Fred Olsen llegamos al muelle de Morro Jable, en la punta sur de la isla de Fuerteventura. Esta isla canaria es famosa por sus playas y arenales con dunas blancas, pero también hay pueblos muy bonitos y genuinos como Betancuria.

Fuerteventura destaca por sus paisajes naturales con miradores increíbles. La isla es extensa y las distancias no son tan cortas como en otros lugares del archipiélago, así que para disfrutar de sus encantos contad con hacer varios kilómetros en coche.

PLAYA DEL MATORRAL, MORRO JABLE

Nuestro hotel estaba en Corralejo, es decir, en la otra punta de la isla por lo que el sur de Fuerteventura no lo pudimos disfrutar como nos habría gustado. Nada más llegar a Morro Jable recogimos el coche de alquiler con Cicar (Opel Corsa: 68,10 € por 3 días con devolución en el muelle de Corralejo) y pasamos por la Playa del Matorral de Jandía. La verdad es que la playa de arena blanca invita mucho a quedarse un rato a disfrutar del paisaje. Eso sí, esta isla de las Canarias nos resultó especialmente enfocada al turismo masivo, algo que afea un poco el entorno sinceramente.

PLAYA DE COFETE

Justo en la parte opuesta a la Playa del Matorral, en el oeste de la isla está la famosa Playa de Cofete. Estuvimos un buen rato buscando información para ver cómo llegar a esta playa que es de muy difícil acceso. Al parecer la carretera no es tal y el pavimento está lleno de piedras, con muchas curvas y sin protección quitamiedos.

Las opciones que nos quedaban entonces eran dos:

1) Coger el coche e ir por un sendero lleno de piedras y arriesgarnos a romper el coche y que el seguro no lo cubra; o bien,

2)  Coger el autobús todoterreno que va desde Morro Jable hasta la Playa de Cofete por 8’70 euros. El problema de esta segunda opción era que estábamos alojados en Corralejo, es decir, en la otra punta de la isla. Si hubiéramos querido ir a esta playa teníamos que sacrificar prácticamente un día para ir hasta el sur. Luego teníamos que hacer el trayecto con el autobús desde Morro Jable hasta la Playa de Cofete que no era especialmente corto.

Por si os sirve para aquellos que planifiquéis el viaje con la Playa de Cofete en él, los horarios del autobús son los siguientes: ida a las 10:00 h y a las 14:00 h. y vuelta a las 12:00 h y a las 16:00 h.

DUNAS DE CORRALEJO

Tras pasar kilómetros y kilómetros de carretera con un paisaje árido y sin un solo árbol, pasaréis primero por el Puerto del Rosario y acabaréis al final llegando a las dunas de Corralejo, en la zona norte de la isla. Excepto por los enormes bloques de hoteles que se han establecido en medio de este paraje natural, el lugar es muy bonito. El arenal de Corralejo es muy extenso y sus dunas invitan a tirarte y rodar sobre la arena blanca. Esta zona es muy frecuentada también por turistas que buscan olas para hacer surf. Hay mucho ambiente surfero en la zona y veréis muchas camionetas con sus tablas de surf apostadas en los lados de la carretera cerca de Corralejo.

LA VILLA HISTÓRICA DE BETANCURIA

Tras conducir por carreteras llenas de curvas, visitar fugazmente pueblecitos con molinos de viento tradicionales y aloe vera como en La Oliva y disfrutar de paisajes totalmente desérticos, llegaréis a la Villa histórica de Betancuria. Este pueblo es posiblemente el más bonito de Fuerteventura. Esta pequeña villa de casas blancas, cactus y paisajes únicos invitan a tomarse un respiro y pasear con tranquilidad por sus calles con encanto. En la Plaza de Santa María de Betancuria, donde está situada la iglesia pudimos disfrutar de la actuación de un guitarrista virtuoso que tocaba con maestría piezas de Francisco Tárrega.

MIRADORES EN EL PARQUE RURAL DE BETANCURIA

A lo largo de nuestro itinerario desde Corralejo hasta la Villa de Betancuria atravesaremos el Parque Rural de Betancuria a través de la carretera FV-30. En esta carretera veréis que hay varios miradores que ofrecen distintas vistas del paisaje y lomas de Fuerteventura. Sin duda, paradas que merecen la pena realizar para poder disfrutar de la particularidad de los paisajes de esta isla. Algunos de estos miradores son el del Mirador astronómico de Sicasumbre (el de las esculturas de cabras), Mirador de las Peñitas o el Mirador de Guise y Ayose con dos estatuas enormes que representan a los habitantes indígenas guanches.

LAS CUEVAS DE AJUY

En el mismo parque rural en la zona de la costa podéis visitar las Cuevas de Ajuy, uno de los lugares más visitados de la zona. La visita a las cuevas está marcada por un camino que bordea un pequeño saliente. La cueva tiene unos 40 metros de altura y no se tarda mucho en llegar a ella. Dependiendo del tiempo del que se disponga uno debe decidir si le vale la pena bajar hasta ella. En el mismo pueblecito costero de Ajuy hay varios restaurantes en el que poder disfrutar de la gastronomía canaria.

EL COTILLO

Desde las Cuevas de Ajuy fuimos dirección norte hasta el pueblo costero de El Cotillo. Habíamos leído que era uno de los pueblos más bonitos de la isla y nos decidimos a visitarlo. Por desgracia cuando llegamos hacia un tiempo nublado y el pueblo, probablemente al no ser temporada alta, estaba bastante apagado. Nos llevamos un poco de decepción y cogimos el coche y nos fuimos a pasear alrededor del Faro del Tostón, muy cerca de El Cotillo y rodeado de un paisaje muy genuino.

VISITAR LA ISLA DE LOBOS DESDE CORRALEJO

Como colofón a nuestro viaje por la isla decidimos visitar la Isla de Lobos, en la zona norte de la isla. Para visitar el Islote de Lobos tendréis que acercaros el muelle de Corralejo y adquirir un billete con el permiso de entrada a la isla incluido. Este billete tiene un precio de 20 € para que un barco os acerque hasta ahí. Supuestamente desde 2019 el número de visitantes es limitado al ser un Parque Natural hasta un número no superior a 400 personas al día, aunque al parecer todavía no se había instalado ninguna restricción cuando nosotros fuimos al final de ese mismo año. El ferry o barco se coge en el mismo puerto de Corralejo y tarda unos 15 minutos en llegar. Podéis entrar en esta web para adquirir por adelantado el permiso para visitar la Isla de Lobos.

Mucha gente no ha oído hablar jamás de este lugar peor la isla es muy visitada por todo aquel viajero que visita Fuerteventura. La isla se llama así porque antiguamente era un lugar donde habitaban lobos marinos hasta que los españoles arribaron con sus barcos y acabaron con ellas. El lugar es muy árido pero tiene unos espacios naturales con aguas color turquesa increíbles.

El horario para visitar la isla es de 10 a 14 horas por la mañana, o bien por la tarde de 14 a 18 horas. No obstante, nosotros pudimos estar todo el día, desde las 10 y vuelta a las 18 horas. Dedicamos nuestra visita a Isla de Lobos a pasear por la isla y hacer rutas de senderismo que resultaron agotadoras. Os recomendamos llevaros comida y mucha agua ya que, aunque hay un restaurante, las colas son inmensas y está llenísimo de gente a todas horas.

Nada más llegar a la isla podéis elegir dos caminos, a izquierda o a derecha. A la izquierda encontraréis una pequeña playa llamada la Playa de la Concha. Muchos vienen exclusivamente a tomar el sol a esta playa y aquí se pasan el día. También por esta parte izquierda se pueden hacer rutas por la isla. La suerte de esta isla es que las rutas son circulares.

Si por el contrario cuando bajáis del barco decidís ir a la derecha os encontraréis con el Puertito de Lobos donde hay una pequeña cala con un agua transparente preciosa. Seguramente este lugar esté lleno de turistas ya que muchos no suelen adentrarse a hacer rutas por la isla y se quedan también todo el día ahí a disfrutar de este agua cristalina. Es un buen lugar para sacar tu kit de snorkel.

Si elegís hacer rutas de senderismo por la Isla de Lobos antes de daros un baño, podéis pasar el pequeño asentamiento del Puertito de Lobos y seguir caminando hasta llegar al faro Martiño, en la punta norte de la isla. Nosotros hicimos una parada aquí a la sombra del faro y la tranquilidad de las vistas del Atlántico. El camino es bastante largo y deshidratador. Recordamos de nuevo: llevaos agua con vosotros! La vuelta, en nuestro caso, la hicimos volviendo por el lado opuesto haciendo una ruta circular y así visitamos toda la isla. Hay diferentes rutas señalizadas en distintos carteles y mapas de la isla, así que es cuestión de ganas y motivación de cada uno el realizar una u otra ruta (o ninguna). Debemos tener en cuenta, por otro lado, que nuestro tiempo en la isla es limitado.

POSTDATA

Si habéis alquilado un coche con Cicar os avisamos de que el lugar de recogida de llaves está en una pequeña caseta justo en la bajada del Ferry en Morro Jable. Esta caseta está en el mismo muelle. No hay ninguna señal que os indique donde está y podéis cometer el error de caminar bajo el sol durante un buen rato buscando el lugar. También podéis comprobar con el móvil en Google Maps y ver que la central de Cicar está en la zona de playa de Morro Jable. Podéis coger un taxi y cuando llegues encontrarte con que es domingo y la recepción está cerrada.

Luego, puedes intentar llamar a cualquier número que aparece en Google relacionado con Cicar y que desde la central te digan que en realidad la recogida de llaves no es en ese lugar sino que está en el mismo muelle. Entonces tendrás que volver o el personal no va a estar ahí esperando para siempre. Con esa cara de tontos y calados de sudor hasta los huesos, de repente os dais también cuenta de que estáis en un sitio donde no hay nadie. Es domingo y está todo cerrado por lo que te toca hacer todo ese camino de taxi, pero andando. Por supuesto, esto no nos ha pasado.


NAVEGA HASTA LA SIGUIENTE ISLA DE NUESTRO ITINERARIO:
VISITAR LA ISLA DE LANZAROTE Y LA GRACIOSA

Tags from the story
,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.